Monday, June 30, 2008

Mon Vice: Culturisme


¡Seguramente muchos se han preguntado como un chico va a preferir ir al gimnasio que a una chupeta! Bueno publico mío, a continuación les explicare como nació esta gran adicción mía.

Como se habrán dado cuenta por la foto que colgué en el post anterior, desde chiquito fui obeso. Mi familia me cuenta que cuando apenas tenía unos 6 meses mi vieja me compró un andador y ható en él un biberón exclusivamente para leche chocolatada. Como típica madre latina siempre estuvo pendiente de que a su hijo no le faltase alimento. Esta acción colaboro así inevitablemente a que alcanzara la obesidad mórbida.

Recuerdo una vez en primero de primaria, durante la clase de educación física, que mi profesor comenzó a pesar a todos los alumnos del salón de clase. Cuando me tocó a mí, todos se quedaron pasmados al ver mi peso. Recuerdo muy borrosamente que pesaba alrededor de unos 90 kilos, no creo que esto pueda ser posible para un niño de 8 años. Lo más probable es que el tiempo que ha pasado ha hecho que mi memoria de este acontecimiento se haya distorsionado un poco.

Mi viejo trató de estancar mi obesidad múltiples veces, pero todos sus intentos fueron fallidos. Son pocos los que puedo recordar hoy, pero sé que fueron bastantes. Lo primero que recuerdo que me hizo fue prohibir que consumiera algún tipo de gaseosa cuando era chico. Obviamente mi viejo no me pudo estar vigilando siempre, y durante mis fines de semana en Lima, junto con mi amigo Luis nos tomábamos “prestado” dinero que sacábamos de un cajón de mi viejo. Corríamos a la típica bodega de la esquina y comprábamos una gaseosa de coca cola de 2 litros y con el resto de dinero nos hostigábamos de chizitos.

Trató también de inducirme a hacer ejercicios. Hacía que corriera junto con el alrededor del parque (algo que ahora que me pongo a pensar me sorprende, en estos tiempos los padres ya no pasan tanto tiempo con sus hijos y mucho menos hacen algún tipo de actividades con ellos). Esto tampoco duró mucho, ya que a muchas personas les causaba gracia que un niño con sobrepeso estuviese corriendo por el parque, y se burlaban de mi. A la misma vez también me forzaba a jugar béisbol en la Videna, lamentablemente me aburrí de este deporte después de 2 años. Me vi forzado así a acudir a mi madre para que le pusiese fin a estos actos para en ese entonces actos “bélicos” de mi padre y para que consintiera mis caprichitos de niño flojo.

Solo hubo dos personas que me motivaron a mejorar mi salud física. Una de ellas fue (y aun lo es) mi prima Mónica. (Discúlpame prima pero aquí, en este blog, tendré que delatar un poco sobre tu vida pasada, jejeje). Esta muchachita ex atocinada fue la que me enseño que la dieta y el gimnasio no eran solo cosas de mujeres y mucho menos de afeminados. Ella después de ser la mofa de su promoción decidió en su 1ro de secundaria bajar de peso. Comenzó a una dieta rigurosa y muy radical y en un par de meses paso de tener una gordura mórbida a tener un peso un poco decente (obvio que por esta repentina bajada de peso, su salud se vió severamente afectada, pero con el tiempo llego a superarlos y llego sorprendentemente a mantener su peso). Sus lecciones me ayudaron a controlar mi peso en los Estados Unidos.

[Acá les presento una foto en donde se da a mostrar lo chanchos que éramos mi hermana (extremo derecho), mi prima (la mama batata) y yo (el coquetón de la izquierda).]
Debajo les enseño lo apolíneos que nos vemos ahora! Mi prima sigue con la misma sonrisa. ]
La segunda persona, la que más me motivó a bajar de peso, fue “la señorita P”. Antes de viajar a lima creé mórbidamente una lista con todas las mujeres con las que osadamente pretendía cortejar. La primera en la lista fue la señorita P. La contacté por medio del en ese entonces famoso “hi5”. Gracias a las comodidades del Chat se me hizo fácil coquetear a esta chica.


[Me gustaría citar una frase del bloguero de Busco Novia para ustedes. Opino exactamente lo mismo que el.
“Lo que me gusta del ‘messenger’ es que permite que uno se dé licencias ventajosas que, cara a cara, jamás se daría. Para los hombres tímidos como yo, no hay plataforma más recomendable, ni aliado más incondicional, ni invento más revolucionario que el Chat. Si se conecta una chica que te gusta, la saludas galantemente, le pones un par de emoticones sensibles (recomiendo la carita amarilla que guiña el ojo, o la carita que se abochorna) y te anotas un puntazo con ella. Y si encima la haces reír (si logras que te
escriba varios “jaajaja”), no habrá quién te detenga. No pararás hasta salir con ella. Por Chat puedes dejar de reprimirte, puedes ahogar tus miedos, tus vergüenzas, e interpretar a otro hombre: uno más avezado, más seductor, más listillo, aplomado y divertido.”]

Inmediatamente cuando me di cuenta de que la primera en mi lista ya estaba en mis manos y que “nadie me podía detener”, decidí comenzar a correr alrededor de un lago que estaba detrás de mi casa, me metí patéticamente a un curso militar de el colegio y trate fracasadamente en seguir una dieta (todo lo que somos capaces de hacer por una mujer). Al llegar a Lima, fue inevitable que me ligase con la fémina y también lastimosamente que me llegase a enamorar de ella. Desde entonces la maratón alrededor del lago se volvió una rutina de todos los días. Finalmente después de un año de ejercicios llegue a un peso aceptable para a sociedad “miamense”.

El tiempo pasó y P me abandono. Yo destruido por esta primera desilusión opté por ir al gimnasio todos los días para desquitar mis penas con los fierros. Para los que nunca sufrieron una desilusión quizá lo podrían comprar a como si un padre hubiese ilusionado a su hijo con un regalo de navidad diciendo que se lo iba a comprar…hasta que llego el día y nunca se lo dio… algunos reaccionan llorando y otros se exasperan… a mi me toco la segunda reacción.

Felizmente en ese entonces tenía en mi chamba amigos fisicoculturistas, que me educaron mucho con el tema. Bajé los pocos kilos extra que tenia, corté mi melena (posteé una foto en el blog anterior de mi melena), y me compré ropa de marca, pensando bobamente que con un “cuerpo escultural” unos cuantos trapos caros y un nuevo corte de pelo, y hasta con un tatuaje, la podía reconquistar… Dios, como me hubiese gustado saber en ese entonces que solo depende de la actitud de una persona para conquistar a una chica… también que éste era un caso perdido.

[He aquí una de las fotos más sonrojante de mi vida. Mi madre me forzó a que me la tomara para mandárselas a todos mis parientes…parezco una máquina de guerra más para este réprobo país.]

Bueno antes que me zafe del tema otra vez… mi rutina de ir al gimnasio todos los días en poco tiempo se volvió en una adicción… solo bastaba con un día sin ir al gimnasio para que al siguiente día ya estuviese exasperado.

Actualmente llevo 2 años yendo aficionadamente al gimnasio y he rechazado un sin número de invitaciones de fines de semana (y también hace poco un tonazo por el cumple de mi amigo Tomy., espero que nunca lea este post…). Me he vuelto tan fanático de esto que pretendo competir cuando vaya a lima a fines de año. Tambiénhe creado también un blog de fisicoculturismo (Aquí les paso el link por si les interesa verlohttp://bodyspace.bodybuilding.com/cousineau/). Que mas puedo decir… ¡siempre hay algo que pueda mejorar con mi cuerpo! Me encanta ponerme más fuerte, saludable, verme mejor... ¡simplemente me fascina este deporte!.. Lo único malo es… ¡la ropa! Mi pecho para rompiendo los botones de mis camisas y las camisetas médium ya no me quedan por lo que se ha hinchado mi brazo... es verdad lo que me dijo el entrenador del encaletado “Factory Gym” de Miraflores… “cuesta ser grande”…

[Muchos me han preguntado hasta cuando voy a seguir creciendo… a continuación les mostrare dos ídolos míos… algún día (de repente cuando alcance los 40 años o cuando me anime a tomar esteroides) estaré como ellos. El de la izquierda Es Frank McGrath y el de la derecha es la famosísima escultura de Laocoön y sus hijos.]

[Aquí les paso mi canción preferida cuando estoy en el gimnasio. Es una famosísima del la banda Steppenwolf se llama “Born to Be Wild”.]


[Aquí una canción del reunido grupo Ska-P. Al escucharla me es inevitable que mi memoria regrese a esas épocas del cole cuando el “officer en comand” nos forzaba a hacer 2 horas de ejercicios bajo el sol de la Florida. Para los que nunca estuvieron en este detestable lugar, la temperatura casi siempre está entre los 35 grados centígrados… Niño soldado.]


[Esta va dedicada a las chicas ;)... una muy buena canción reggae para ustedes con mucho amor.]

5 comments:

Anonymous said...

jajaja rei dudo q hallas pesado 90 kilos a los 8 años xD!!!!! jaja que bien q lo aias posteado... en vdd eres un ejemplo t admiro un monton charles =)! - Rory

Luis said...

Hey, bacán el post, tb me gustaría meterme al gimnasio en algún momento, estoy muy flaco :$. Yo también sé todo lo que se puede hacer por una chica.

Anonymous said...

esta lindoooo chanchitooo.. me encantaaaa.. te envidiooo .. quiero ser fanatica al gym too!

Anonymous said...

ADMIRABLE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!:):):)

Bocha said...

C'est la vie Charles,
C'est la vie...

Changer de couleur la vie...

Tienes ahí un estilo,
buena forma de narrar,
y te dijeron que no servias
para letras, mentira,
tienes alma de bloggero.

Y tu papá tenía razón no hay
mejor que un papel para verter
todo.