Sunday, November 16, 2008

La Femme: La Rencontre

Bueno creo que ya es hora de postear sobre mi relación con la ya conocida señorita “P”. (El post mas aguardado por mi amigo Takashi).

A P la conocí hace unos 7 años. En un tono organizado por mi ex-colegio Santa María (los pollos). Durante esas épocas de colegial yo era, sinceramente, un chibolo ahuevado. Las cosas más importantes para mí en esos tiempos eran: tocar guitarra, jugar Counter-Strike (aunque era pésimo en este juego), y andar siempre con una chata de Cabo Blanco en la mano (quizás para dármelas de chico bacancito). Las mujeres eran lo de menos para mí. Me conformaba con mi leal pornografía (y si era hentaii… mejor).

[¡No entiendo como rayos moría tanto por tomar tanto ese ron…!]


Aparte de ser un ganso cuando se tratase de mujeres, no contaba con la figura sansónica con la que muchas mujeres se mojan, ni mucho menos tenía algo de ese estereotipo apolíneo que la televisión obliga a las mujeres subconscientemente a buscar. Al contrario, era un chico rechoncho y achaparrado con un conjunto de pelusas sobre mi labio superior con las que sentía que incrementaba mi sex-appeal. Sería muy cínica de mi parte llamarla un mostacho (¡No comprendo porque nadie pudo ser sincero conmigo y decirme a me los arrancase de la cara! ¿No se dan cuenta que las mentiras blancas no son siempre piadosas?). Por la culpa de esa gente ruin tuve que cargar el apodo de “mafioso” por un tiempo.

Obviamente que no sabía cómo debía de comportarme en los locales del gileo. Nunca me había metido a uno antes. Por el contrario, mis compañeros parecían tener una noción de como era el juego. Ya estaban listos para el riguroso casting que se nos aproximaba: Andaban con sus mejores trapos, bien perfumados y con sus sonrisas Colgate. Yo en cambio: Ni me había cambiado de ropa, ni mucho menos bañado después de la kermes. Tanto era mi repugnancia que un amigo mostro un poco de compasión por mi ser y me ofreció dadivosamente una goma de mascar para poder recatar algo de mi hediondez.

Después de arreglarse un poco más, y en mi caso: tratar de rescatar un poco de mi esencia y naturaleza de ser humano, entramos al coliseo convertido en un disco. Inmediatamente cambiamos nuestra mentalidad de niños inocentes a uno de bestias errantes, sedientas de sexo (supongo que es un instinto animal que llevamos todos adentro). Del gran grupo de más de 15 no separamos en grupos de de dos - tres puntas. Yo obviamente que me forme uno de tres pues como ya se debe de saber los tríos nunca fallan. Si a uno de los individuos le sale algo con una flaca, los dos otros fracasados se pueden hacer compañía… si son dos los campeadores… piña por el otro….

[He aquí la foto que más se aproxima a esos tiempos. He desdibujado la imagen porque estoy seguro que las otras personas que aparecen en ella no desean arruinar su reputación con este blog. Felizmente no salgo con el “bigote”.]


Pero como es de suponerse a la edad de 13 ningún chibolo va a ligar. A esta edad la mayoría solo están en plan de gileo. El deseo sexual es malinterpretada por la mayoría por una intriga: El querer conocer al sexo opuesto. Por eso si a algún chico de esta edad le liga algo, aunque sea algo mínimo como un piquito, seria portada principal para los miembros de su minúscula sociedad.

Lo único que se atinaron a hacer mis dos compañeros era sacarles el teléfono a las chicas. Yo simplemente estaba allí para rellenar el escenario. Era un mueble en la actuación: No sabía cómo acercarme a este sexo alienígena.

Después de horas de martirio. Mis camaradas decidieron largarse de la fiesta. Ellos estaban felices con su lista de contactos alargada y yo desesperado para tomar un chiki para que se me pasara el estrés de la noche. Justo cuando estábamos a punto de salir del lugar mi mejor amigo de ese entonces, Del Castillo, diviso a un trío de muchachas oriundas que estaban paradas en un rincón. Inmediatamente él y el otro camarada se encaminaron hacia ellas y yo no tuve otra opción que seguirlos. Entre ellas se encontraba P.

Después de menearnos aproximadamente a 60 cm. de las chicas decidimos todos en retirarnos juntos del local. Fue ahí donde recién pude contemplar los rostros de estas muchachitas. No eran tan atractivas como aparentaban serlo en la oscuridad. Mucho menos lo era P que se encontraba hablando con mi amigo, el más osado del grupo.

En ese entonces ella era una pigmea. No se solía depilar ya que al igual que yo, llevaba también pelusas en el labio superior. Pero claro, no era como las que yo tenía. Eran menos contundentes. La damisela también era rechoncha (no tanto como yo). Y utilizaba unos cuantos kilos de maquillaje en su rostro, algo que detesto que las mujeres hagan ya que ocultan su belleza natural (No me interesa ver lo artistas que son para maquillarse…).

Una vez afuera, todos intercambiaron sus números excepto yo. En esa época no tenía celular (y en verdad ni quisiera tener uno). Yo solo me atine a hacerme a un lado, avergonzado de no tener una de esos aparatos de tecnología tan avanzada.

La únicas palabras que intercambio P conmigo… o mejor dicho… la única frase a la que se refirió a mi fue



¡Uy! ¡Ya nos tenemos que ir! Después me pasas el teléfono del otro chico ¡Chau!, con un tono como que por compromiso.


Y fue así como conocí a esta muchacha que afecto profundamente mi vida… (Continuara)…


[Yo Fui Lorna… (Ni cagando tanto) Los Nosequien Y Los Nosecuantos.]




5 comments:

Cheeeeeeeeeks! said...

CHARLESS!!..oe poserazoo esa foto tomada a pedido de cheeks..jajja..muxa razon con loq dices eh!.oie pero en cuanto a P..como dejas en suspenso ps!!..te pasas...bueno...:o.falta un mes pa nuetro face to face:O..cdse:D:D::D!

Eduardo Severino said...

jajaja muy bueno mi estimado, esas epocas pudene sonar algo duras pero a la vez son necesarias ya que sino no serias el charlie q conocemos ahora.

Anonymous said...

gracias x el post charles, ya t dije cuanto me gusto pero siento q tenia q escribirlo ak. lo uniko q tienes q hacer es terminar la historia!

-takashi

JC said...

carajo Charles... creo que tenemos la misma ñanga Arias.

Me cuentan que quieres ir mochileando hasta la selva.

Cuidado nomás; con el ayahuasca, los mukis, pishtacos y las VENEREAS.

Bocha said...

Oe webas, no teníamos 13, teníamos 15 jaja y en la foto, sale alonso, tu y quienes más? recuerdo esa foto sino me ekivoco la escalera de takashi, tú, alonso, katty? y P? XD webas sigue escribiendo!... oe y malazo ah 3 meses o más en Lima y solo te vi 2 veces gran maricón